Claves para una comunicación empática y saludable en familia

Gritos, enfados, malas caras, silencios, malas contestaciones, miradas…, ¡así son las discusiones familiares!, esto a veces resume nuestro día a día cuando los miembros de la familia se mueven bajo estrés.
Uno de los indicadores del estado de salud emocional de la familia es la manera en la que se desarrolla nuestra comunicación interna.

Virginia Satir es una de las máximas exponentes de la terapia familiar sistémica, según Satir existen 5 modelos de comunicación, de los cuales 4 son maneras negativas de comunicación.
Virginia Satir considera estas formas de comunicación como los medios que aprendimos durante nuestro crecimiento, para sobrevivir física y emocionalmente, sin embargo estas, son formas que limitan el uso de los recuerdos individuales y la capacidad para construir con las otras personas y además incrementan la cantidad de miedo y dependencia y llegan incluso a afectar nuestra salud física.

Según V. Satir, las personas nos comunicamos siguiendo ciertos patrones que son universales. Estos patrones suelen ser utilizados como respuesta al estrés, la tensión o cuando sentimos que nuestra autoestima está en peligro. Una persona que no quiera revelar su identidad a los demás, al sentir dicha amenaza, intentará disfrazarla utilizando una de estas formas:

Aquí te dejamos estos tipos de comunicador…
¡Averigua cuál eres!

 

  1. El Aplacador
    El aplacador, es un comunicador que no suele expresar su opinión, sobretodo, cuando puede ser contraria a los demás. El aplacador, busca la aprobación y el amor de los demás, tratando de complacer, de disculparse, de congraciarse, busca como imprescindible la aprobación de los demás. Puede tener baja autoestima, sentir que no vale como los demás, incluso se siente responsable de los errores ajenos, cree deberle gratitud a los demás y se muestra en actitud suplicante.
  2. El Culpador (agresivo)
    El acusador, siempre encuentra los errores de los demás, es un poco (o bastante) dictatorial, es quien manda, y no le importa rebajar a los demás. Y es así, porque internamente, también tiene una baja autoestima y no se considera a si mismo gran cosa. Cuando tiene “súbditos” o a quienes dominar, siente que le toman en cuenta. La posición del cuerpo es señalando con el dedo.
  3. El Superrazonable (se pasa de políticamente correcto)
    Correcto, lógico y razonable en exceso. Es calmado, más bien frío, poco demostrativo en sus emociones, más similar a una computadora que a una persona. Según Virginia Satir, los superrazonables, se guían por la norma: ” Di las palabras correctas, no demuestres sentimientos, no reacciones”.
  4. El Irrelevante (colgado de su nube)
    Cuando habla o hace algo, por lo general, no tiene nada que ver con lo que estaban hablando o se esperaba que hiciera. Como si estuviera “descolgado” de las conversaciones, ignorando las preguntas, no siguiendo el hilo de las conversaciones, como si no prestara atención a lo que se venía hablando. Virginia lo compara con un Trompo que va de aquí para allá.
  5. El Comunicador Funcional (fluido o natural)
    La comunicación es sana, fluida, natural, funcional, cuando se dan las siguientes condiciones:
    • Claridad y precisión en la comunicación, haciendo aclaraciones cuando se le piden o cuando la otra persona desea verificar o parece no comprender.
    • Pide aclaraciones, verifica lo dicho para compararlo con lo escuchado y así determinar si ha comprendido bien.
    • Muestra congruencia y coherencia entre lo que expresa, lo que dice, y su lenguaje corporal.
    • Es capaz de mostrar calidez, enfado, mostrando un mensaje claro, sin vueltas, trasmitiendo de forma sencilla y directa coincidiendo en su lenguaje verbal y no verbal.
    • Es un comunicador valiente, con coraje, no teme ir al enfrentamiento, pero eso si, siempre respeta la autoestima de su interlocutor. Demuestra franqueza y respeto al hablar y al escuchar.
    • Muestra integración, fluidez, apertura hacia el otro, propiciando así la solución de los conflictos.
    • Mejora la relación con los demás, al transmitir confianza, sinceridad y rectitud.


Es muy importante conocer nuestro tipo de comunicación, pues todos, cada día, tenemos problemas que podemos (y debemos) resolver mediante la comunicación. Si en la familia, podemos llegar a obtener mejores resultados de nuestros problemas familiares, a través de mejores palabras, expresiones y acciones.

“LA FAMILIA ES LA BASE DE LA SOCIEDAD Y EL LUGAR DONDE LAS PERSONAS APRENDEN POR PRIMERA VEZ LOS VALORES QUE LES GUÍAN DURANTE TODA SU VIDA”

La familia es la base de la sociedad y el lugar donde las personas aprenden por vez primera los valores que les guían durante toda su vida…

La autora manifiesta que a lo largo de su experiencia como terapeuta familiar, ha observado cuatro aspectos de la vida familiar que saltan a la luz:

Los sentimientos e ideas que el individuo tiene de sí mismo, a los que llamó autoestima.
Los métodos que utilizan las personas ideas a los demás; a esto lo llamó comunicación.
Las reglas que usan los individuos para normar cómo deben sentirse y actuar; y que después se convierten en lo que denomino reglas que rigen en la vida familiar.
La manera de cómo la gente se relaciona con otros individuos e instituciones ajenas a la familia denominado enlace con la sociedad.

Si nos vamos a otros autores, los estilos de comunicación podrían resumir en tres:

 

  • AGRESIVO:

    Expresa lo que siente, piensa y defiende sus derechos sin tener en cuenta, ni respetar los derechos, sentimientos e intereses de los demás.
    La creencia básica sería “Solo yo importo. Lo que piensen o sientan los demás no me interesa, ni es importante”.
    Usa expresiones tipo: “Quita, no sabes”, “Lo haces mal”, “Pareces tontx”, “Te lo digo una y no más”
    Algunos gestos que puede utilizar: gestos amenazantes, postura corporal intimidatoria, no respeta la distancia interpersonal, habla rápido sin pausas, con un volumen de voz alto y mirada fija.
    Entre otros, los efectos que puede conllevar: culpa, frustración, tensión, soledad- los demás se alejan, se siente enfadado, baja autoestima.

  • PASIVO:

    No respeta su propio derecho a expresar sus ideas, sentimientos, opiniones o necesidades. Tiende a un comportamiento sumiso y retraído.
    La creencia básica sería: “Lo importante es lo que los demás piensan o quieran, porque no quiero ofenderlos y que me rechacen”.
    Las expresiones que utiliza son: “supongo”, “bueno”, “no te molestes”, “te importaría mucho”, “quizás sí…”.
    Comportamiento no verbal característicos: “mirada hacia abajo”, “postura hundida y tensa”, “risa nerviosa”, “volumen de voz bajo y vacilante”.
    Algunos efectos son: baja autoestima, soledad, no se gusta, depresión, se siente enfadado, pierde oportunidades.

  • PASIVO-AGRESIVO:

    Básicamente sus acciones no reflejan sus sentimientos, y se podría decir que son pasivos por fuera y agresivos por dentro.
    Normalmente, suelen recurrir al sarcasmo, mensajes ambiguos o indirectos, porque no expresan de forma directa sus pensamientos, sentimientos, necesidades. En muchas ocasiones, no son conscientes de sus agresiones encubiertas.
    La creencia sería: “Soy una persona educada y amable, no me gustan las confrontaciones directas, simplemente hay personas con poca tolerancia y educación, yo no sería capaz de ofender”.
    Pueden utilizar expresiones como: “Sí, vale lo haré, si no me queda otra, tu siempre están tan ocupado…”, “no sé porque dicen que eres una estirada, a mi me pareces simpática”.
    Manifestaciones no verbales: no contestarte cuando le preguntas o te diriges a esta persona, en un grupo dirige su cuerpo y conversación hacia los demás dándote la espalda, realiza las tareas encomendadas mal y tarde.
    Efectos que producen: baja autoestima, frustración, malestar, enojo, celos, envidia, producen hastío.

  • ASERTIVO:

    Es una persona, que se conoce a sí misma. Conoce sus sentimientos, necesidades y derechos, incluido el de expresar honestamente cómo se siente, qué necesita o piensa, sin ofender a los demás.
    La creencia es: “Te respeto, me respeto”.
    Manifestaciones verbales: “yo pienso, siento, quiero”, “¿Qué te parece, que piensas, opinas?”
    Comportamiento no verbal: postura erguida y gestos firmes, manos sueltas, habla fluida con volumen de voz moderado, sonríe frecuentemente y mira a los ojos sin intimidar.
    Algunos efectos: se gusta y le gustan las personas, se siente satisfecho y relajado, a gusto con los demás y consigo mismo, resuelve problemas.

    Existe un posicionamiento entre los que intervienen en el acto de la comunicación:

    Comunicación Asertiva GANAR GANAR

    Comunicación Sumisa PERDER GANAR

    Comunicación Agresiva PERDER PERDER o GANAR PERDER

    Este vídeo nos ayuda a clasificar estos tres estilos

    [youtube https://www.youtube.com/watch?v=Wuf_yYM7T3g?list=PL8dVbCUD3Wi5OMnm42X7MFLY86z3ryzyi&controls=0&showinfo=0]

    A menudo actuamos de manera mecánica o inconsciente y sin querer saboteamos la comunicación generando situaciones que suponen un obstáculo, ejemplos de estos obstáculos son:

    1.- Ordenar, exigir
    2.- Amenazar, advertir
    3.- Moralizar, sermonear
    4.- Aconsejar, dar soluciones
    5.- Argumentar, convencer por lógica, dar lecciones
    6.- Juzgar, criticar
    7.- Alabar, hacer cumplidos
    8.- Humillar, ridiculizar, etiquetar
    9.- Interpretar, diagnosticar, comparar
    10.- Consolar
    11.- Preguntar, cuestionar
    12.- Desviar, bromear, esquivar, ironía.

    En la búsqueda de un método que me proporcionará herramientas y claves para una comunicación eficaz, empática y armoniosa con mi familia encontré la COMUNICACIÓN NO VIOLENTA.

    La comunicación no violenta fue desarrollada por Marshall Rosenberg, Doctor en psicología clínica. La comunicación VIOLENTA es aquella que nos aleja, la NO VIOLENTA la que abre canales de comunicación.

    [youtube https://www.youtube.com/watch?v=jV78uKS5E6Y?rel=0&controls=0&showinfo=0]

    El conflicto al contrario de lo que podríamos pensar no tiene porque ser malo, siempre que se resuelva sin hacer daño. Al no saber cómo resolver los conflictos llegamos a la conclusión de que es malo pero, pensándolo bien, gracias al conflicto abrimos posibilidades y oportunidades de acercamiento. “atravesar la tormenta, para conseguir un nuevo ajuste con la otra persona”.
    La tensión en un conflicto está fabricada de exigencias, este es el principal cortocircuito de la comunicación.
    El resumen de la violencia es una sílaba “tú” (el tú que mata).

    ¿Cómo pasar del Tú al Yo- Del -Tú tendrías al Yo necesito-Del -Tú deberías al Yo siento-

    El objetivo de la comunicación es la conexión.

    Una pieza para abrir ese canal es saber lo que nos pasa por dentro, no es sencillo, pero es la clave para conseguirlo.
    La CNV es una forma de comunicarse que permite la resolución de situaciones difíciles, desde la cooperación y el respeto y no desde la agresión y los juicios de valor.
    Aprendiendo a practicarla (es como aprender un nuevo idioma), descubrimos cómo identificar y transformar lo que de nuestro comportamiento y de nuestras palabras suscita la resistencia o violencia en nuestros interlocutores.
    En todo el mundo la CNV se utiliza para mediar en conflictos en múltiples ámbitos y situaciones como:

    Relaciones de pareja y familiares.
    Colegios e institutos.
    Centros de trabajo en empresas privadas.
    Organismos públicos.

    Las etapas en un proceso de CNV son:

    LA OBSERVACIÓN
    Nuestras observaciones están mezcladas con pensamientos y juicios deformados por nuestra imaginación y las interpretaciones ligadas a lo que nos ha sucedido en el pasado. La CNV nos invita a formular las observaciones de la manera más neutra.
    Ejemplo: “Cuando veo que llegas tarde…” podría decirse “Cuando veo que llegas tarde A las 10.30 h……, cuando habíamos quedado en vernos a las 10 h”.
    Es decir nos centramos en los hechos no en las interpretaciones en los juicios.

    LA EXPRESIÓN DE SENTIMIENTOS
    Nuestros sentimientos y emociones son distintas de los pensamientos y se manifiestan en nuestro cuerpo a través de las sensaciones corporales. Aprender a expresar sentimientos esenciales para conectar con el otro. La CNV nos invita pues a enriquecer nuestro vocabulario cotidiano.

    LA EXPRESIÓN DE NECESIDADES
    Una necesidad no depende de ninguna circunstancia particular ni de ninguna persona específica y hemos de prestar atención a distinguir nuestras necesidades de las estrategias (medios, acción, petición) que llevemos a cabo para satisfacerlas.
    Ejemplo: “estoy cansado y necesito apoyo” podría decirse ¿Estás de acuerdo en hacer lo que te pido? Si.

    LA PETICIÓN
    Abrir y continuar el diálogo con una petición diferenciándola claramente de una exigencia en una petición se da al interlocutor la oportunidad de elegir. Las peticiones se refieren al presente son concretas expresadas en lenguaje positivo (pido lo que quiero y no lo que no quiero) es realista, a la vez que realizable y es negociable.

    ¿QUÉ APORTA LA COMUNICACIÓN NO VIOLENTA?

    Crear relaciones personales más satisfactorias, basadas en el respeto, la compasión y la cooperación.
    Resolver conflictos pacíficamente, ya sean personales, domésticos, institucionales o internacionales.
    Romper con efectos de experiencias pasadas y condicionamientos culturales.
    Saber decir “no” y aceptar el “no” del otro.
    Resolver sentimientos de culpa, miedo, vergüenza y depresión.
    Descubrir que las personas pueden contribuir naturalmente al bienestar de otros, si lo hacen desde la libertad.
    Desarrollar la capacidad de escucha y comprensión.
    Terminar con patrones de pensamiento que llevan a discusiones, ira y depresión.
    Encontrar las necesidades que dan vida a individuos, familias, colegios, comunidades y empresas.

    Cuando descubren la CNV (Comunicación No Violenta), muchas personas se sienten tan entusiasmadas por el abanico de posibilidades que se abren ante sus ojos que intentan utilizarla inmediatamente en todos los ámbitos. Con bastante frecuencia, los resultados pueden ser desastrosos, pues mucha gente experimenta la CNV como algo sumamente extraño. Aquí tenemos algunos ejemplos de lo que la gente dice cuando el interlocutor aplica la CNV:

    «Es como estar viviendo con un completo desconocido.»
    «No uses el rollo ese de la CNV conmigo.»
    «¿Qué te pasa? ¿Es que no puedes hablar normal?»
    «Suenas muy clínico.»
    «¿No puedes simplemente ser sincero conmigo y contarme lo que realmente te ocurre?»

    [youtube https://www.youtube.com/watch?v=yfnzIBnVBjY?rel=0&controls=0&showinfo=0]

    “LA MAYOR DISTANCIA ENTRE DOS PERSONAS ES EL MALENTENDIDO”

 

Autora: Carmen Fernández Rivas                            Web: www.padresayudandoapadres.es

 

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies