Cómo fomentar hábitos de sueño en el niño

Cómo los niños no vienen con un manual bajo el brazo de como “educar a un niño y que tenga buenos hábitos” aquí os dejamos algunas orientaciones que recomiendan desde el equipo de orientación educativa del municipio de Córdoba nos muestran:

Orientaciones:

Bebe durmiendo

 

  • Crear un ritual del momento de acostarse y actividades previas: hora de baño, cena, momento tranquilo de ocio, momento de ir a dormir.

 

  • Señalar el momento de acostarse y facilitar la anticipación (rutina o secuencia de acontecimientos, aviso verbal, siempre a la misma hora. Elegir hora de acuerdo a edad.

 

  • Asegurar periodo de actividades tranquilas y/o relajantes previo al aviso o a la hora de ir a dormir. Ejercicio físico durante el día.

 

  • Hacer agradable el momento de ir a dormir: habitación, conversación y/o atención social (5-10´), juguetes o cuentos, luz ambiental.

Niño durmiendo

 

  • Hacer que duerma en su propia habitación y en su cama. No debe dormirle el adulto.

 

  • No alargar la rutina de irse a dormir o de apagar la luz, tiene que haber un tiempo o unas actividades establecidas de antemano (1 cuento, 1 canción) y ser firme en no alargarlas.

 

  • Si llora o protesta entrar en la habitación a intervalos de tiempo programados para darle confianza pero sin acariciarle o hacer nada para que se duerma o calle. Se le indica con suavidad que es hora de descansar. Los primeros dos ó tres días se puede esperar de 1´ a 5´ minutos para entrar en la habitación, incrementando gradualmente el tiempo si sigue llorando. También puede ponerse un despertador en el cuarto del/la niño/a y decirle que se quede en la cama y que iremos a verle cada vez que suene el despertador. Entraremos  en la habitación antes o en el momento que suena el reloj y reforzaremos al/la niño/a  por estar acostado/a. Iremos alargando el tiempo.

Oso leyendo

  • Hablar con el/la niño/a, durante el día, de sus miedos y angustias. Leer cuentos “quitamiedos”, representar o dramatizar situaciones que le dan miedo y posibles soluciones, incluir bromas.

 

  • Si llora o protesta de noche esperar antes de responder, puede volver a dormirse solo/a.

 

  • De bebés se aconseja crear pautas de sueño haciendo que discrimine la noche del día (luz-oscuridad, ruido-silencio). A los 3-4 meses: dormir en su habitación.

 

  • Si existe rutina inadecuada, por ejemplo darle leche de noche cuando llora, ir sustituyendo o desvaneciendo dicha rutina, darle agua por ejemplo.

 

A partir de 3 ó 4 años reforzar con sistema de puntos.

 

Web: www.orientacionandujar.es

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies