El efecto Batman o cómo enseñar a los niños a ser perseverantes

Al enseñar a los niños a ser perseverantes les facilitamos un valor, una imagen donde entender la importancia del esfuerzo continuo, a no doblegarse ni a quedarse solo con lo fácil. Esta herramienta vital se adquiere con el ejemplo, pero también mediante los juegos, como el conocido como efecto Batman, una técnica tan sencilla como estimulante que estimula la persistencia y la voluntad.

Si hay algo que tenemos que admitir es que no es sencillo trasmitir a un niño esa fuerza mental y emocional que implica el acto de dar continuidad a un esfuerzo, a un proyecto personal con el fin de alcanzar un objetivo. ¿Cómo hacerlo? La mayoría de nuestros pequeños tienen a su alcance ese fascinante mundo contenido en los dispositivos digitales, ahí donde se les ofrece una gratificación instantánea, un escape fácil al que recurrir cuando están aburridos, enfadados o cuando necesitan una información determinada.

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”.
-Mahatma Gandhi-
niño feliz con mochila representando como ser perseverantes

Ser perseverantes, el valor que se aprende

Un trabajo publicado en el “Journal of Leadership & Organizational Studies” puso en evidencia un dato en el cual vale la pena reflexionar. La capacidad de un niño para tolerar la frustración y para afrontar un desafío manteniendo la motivación en la tarea, se traduce no solo en mejores logros académicos, sino también en un mejor autoconceptoy en una autoestima mucho más fuerte.

La mayoría de nosotros no nos obsesionamos por tener niños de matrícula, pequeños que rinden por encima de la media y que triunfan académicamente. Lo que deseamos son niños felices, pequeños y adolescentes con adecuados recursos personales y emocionales para superar adversidades, asumir sus propias metas y luchar por ellas.

Por tanto, algo que deberíamos tener claro a la hora de enseñarles a ser perseverantes es lo siguiente:

 

Niña con elefante representando el acto de aprender a ser perseverantes
Este tipo de juego, por lo general, anima a los niños a ir más allá de sus posibilidades, a desarrollar una adecuada perseverancia, a descubrir que todo esfuerzo trae consigo un progreso y lo que es mejor, a descubrir qué es eso llamado satisfacción personal. Poco apoco se darán cuenta de que ellos son los auténticos héroes, y que con buenos hábitos, motivación y confianza en uno mismo, no hay límites en el horizonte.
Autora: Valeria Sabater                            Web: www.lamenteesmaravillosa.com
Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies