Frutas y verduras de temporada: Junio

Frutas y verduras de temporada: Junio

Se acerca el mes de Junio y os queremos hacer una pequeña recopilación de las frutas y verduras de temporada: Junio.

Aquí podréis ver un pequeño resumen de las que se van a introducir durante este mes y las características principales de cada una de ellas.

Esperamos que os guste el artículo!!!! Te adjuntamos un PDF con toda la información para que te lo puedas descargar y puedas consultar toda la información cuando quieras.

FRUTAS

Albaricoques: son una de las frutas más nutritivas de que disponemos, cuando alcanzan el punto exacto de maduración tienen un sabor muy dulce y son muy carnosos. Son especialmente interesantes para las personas que tienen anemia o quieren evitarla, para cuidar la piel o combatir los radicales libres.

Cerezas: muy ricas en antioxidantes, las cerezas tienen gran poder desintoxicante y depurativo sobre nuestro organismo. Mejora el tránsito intestinal, combaten el envejecimiento, entre algunas de las bondades de las cerezas

Ciruelas: esta fruta nos protege ante los problemas cardiovasculares, reduce el riesgo de formación de coágulos, son ricas en antioxidantes y favorecen una piel sana.

Fresas: Las fresas aportan pocas calorías, abundante vitamina C y antioxidantes, los cuáles contrarrestan el envejecimiento y el efecto dañino de sustancias que pueden favorecer el desarrollo de cáncer. En caso de estar en los primeros meses de gestación, su consumo resulta adecuado por su abundancia de ácido fólico o folatos. En los casos de hiperuricemia o gota, las fresas poseen un efecto diurético beneficioso. Igualmente si se tiene hipertensión arterial u otras enfermedades asociadas a retención de líquidos.

Limones: Por sus propiedades refrescantes, antisépticas y su contenido en vitamina C, el limón alivia ciertas afecciones de las vías respiratorias, así como algunas inflamaciones de la garganta, afonía y amigdalitis. Esta es la razón por la que se hacen gárgaras con el zumo de un limón diluido con un poco de agua tibia. Su poderosa acción antibacteriana y antiviral sienta bien a las gargantas doloridas, úlceras de boca y gingivitis.

Manzanas: la manzana es, después del membrillo, una de las frutas más ricas en taninos, sustancias con propiedades astringentes y antiinflamatorias. Algunas de las acciones de los taninos son secar y desinflamar la mucosa intestinal, por lo que resultan eficaces en el tratamiento de la diarrea. Favorece la eliminación de líquidos corporales, siendo muy adecuada en casos de obesidad, enfermedades reumáticas.

Melocotones: estas frutas tienen gran poder antioxidante. Aprovecha durante la temporada e inclúyelo en recetas de postres y dulces, así como elaborarlo en conserva. Esta fruta ayuda a regular el azúcar en sangre, a que los huesos mantengan la salud o a mantener nuestra piel y cabello en buenas condiciones.

Nectarina: tienen efecto depurativo, mejoran la vista y el estado de la piel, fortalecen nuestro sistema inmunológico, incuso fortalecen el sistema cardiovascular.

Nísperos: el árbol del níspero produce unos frutos anaranjados y carnosos, de sabor dulce y toque ácido, pero además el níspero contiene vitaminas y minerales importantes para nuestro organismo, destacando los azúcares, potasio, vitamina C, magnesio, calcio, vitamina B, fibra, pectina, taninos y vitamina A.

Papaya: nos protege ante la arterioesclerosis y problemas del corazón, facilita el bronceado de la piel, tiene efecto antiinflamatorio, elimina parásitos intestinales, combate el envejecimiento y posee efecto analgésico, ayudando a aliviar los dolores.

Peras: es un alimento diurético, uricolítico (disuelve el ácido úrico), depurativo, laxante, remineralizante, estomáquico, astringente y sedante. Por su bajo contenido en hidratos de carbono y en sodio resulta recomendable para diabéticos, hipertensos y para quienes hayan padecido enfermedades cardíacas. De gran valor en casos de reumatismo, gota, artritis, estrés, anemia, diarrea, obesidad e hipertensión arterial.

Piña: es muy beneficiosa para mejorar la absorción del hierro, regula el tránsito intestinal, fortalece el sistema inmunológico, también tiene efecto diurético, por lo que ayuda enormemente a eliminar líquidos. Otra propiedad de la piña es que evita la formación de coágulos de sangre, evitando embolias e infartos.

Plátanos: Su alto contenido de hierro hace que los plátanos estimulen la producción de hemoglobina en la sangre, contribuyendo sensiblemente a sanar los casos de anemia. Por su textura suave y lubricante, el plátano se usaen la dieta como alimento indicado para los desórdenes intestinales. El plátano constituye uno de los alimentos más nutritivos que nos ofrece la naturaleza, especialmente potasio, vitamina B6 y ácido fólico. Sigue leyendo más sobre las propiedades del plátano.

 

VERDURAS

Acelgas: La acelga goza de numerosas aplicaciones medicinales, por ser emoliente, refrescante, digestiva, diurética, diaforética y nutritiva. Se emplea con éxito la decocción de las hojas en las inflamaciones de la vejiga y contra el estreñimiento. Igualmente presta valiosos servicios en las hemorroides y en las enfermedades de la piel.

Ajo: Combate las infecciones, es un potente antiinflamatorio, aumenta las defensas, mejora la circulación, previene la arteriosclerosis, disminuye el exceso de grasas en sangre, previene la hipertensión, alivia el dolor, es un eficaz expectorante, está indicado en problemas del aparato respiratorio y es diurético y estimulante.

Apio: Considerado uno de los mejores diuréticos vegetales que existen, además remineraliza el organismo, desintoxicarlo, depurar la sangre, mejorar la digestión, disminuir la presión arterial, regular el peristaltismo intestinal, abrir el apetito y aliviar dolores articulares además de prevenir y combatir el cáncer. Sin olvidar que tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, expectorantes y sedantes. En suma, otro de esos alimentos que no deben faltar en nuestra mesa.

Berenjenas: La berenjena es un alimento con propiedades desintoxicantes. Por un lado, ayuda al organismo a eliminar toxinas mediante una suave acción diurética producida por su elevado contenido en potasio. Así, la berenjena sirve para paliar los edemas y para controlar la tensión arterial en personas hipertensas. Por otro lado, la berenjena es un alimento laxante, ideal para reeducar un intestino perezoso.

Brócoli: Aporta elevadas cantidades de vitamina C, hasta el punto que una ración de 200 g contiene más de tres veces las recomendaciones diarias de vitamina C. La vitamina C tiene poder antiviral y mejora la salud cariovascular. También contiene contiene luteína, un antioxidante importante para la salud de los ojos y gran cantidad de glucosinolatos, por lo que se le atribuyen efectos anticancerígenos. El brócoli es la hortaliza con mayor aporte nutricional por unidad de peso comestible.

Calabacín: esta hortaliza es rica en agua y pobre en calorías. Es tan rico en vitaminas y minerales como las calabazas, siendo muy rico en potasio y vitamina C. Aprende a cultivar tu propio calabacín ecológico

Calabazas: son muy beneficiosas, especialmente para los diabéticos, ya que regula el azúcar en sangre. Tienen propiedades diuréticas, con lo cual son beneficiosas en caso de retención de líquidos. Sus propiedades depurativas mejoran los problemas intestinales. Por eso es un alimento que nos ayuda a mejorar los síntomas del reuma, ya que es un buen diurético y en casos de artritis e inflamaciones articulares. El efecto diurético y depurativo que tiene la calabaza es una buena manera de mantener unos riñones en perfectas condiciones.

Canónigos: Es una fuente interesante de betacaroteno, vitamina C y ácido fólico. Tiene propiedades diuréticas, depurativas y laxantes. Se consume fresca en ensaladas.

Cebollas: Es un gran desinfectante, por lo tanto comerla sobre todo cruda, nos ayuda a protegernos contra las enfermedades infecciosas. De forma tópica combate la caspa y la caída del cabello, haciéndonos fricciones en la cabeza, con su jugo frecuentemente. También es muy buena para todas las afecciones respiratorias, cuando tenemos tos, catarro, resfriado, gripe, bronquitis.

Coliflor: se aconseja por su alto contenido en fitoquímicos (glucosinolatos, isotiocianatos e indoles). Estos contribuyen a la prevención de algunas enfermedades degenerativas y a estimular el sistema inmunológico por su carácter antioxidante. Por su excelente contenido en folatos, la coliflor es una verdura a tener en cuenta en la dieta de la mujer embarazada. La deficiencia de esta vitamina durante las primeras semanas de embarazo puede provocar en el futuro bebé defectos del tubo neural, como la espina bífida o la anencefalia.

Espárragos: Poseen vitaminas A, C, E, del grupo B (B1, B2, B6), minerales como el hierro, calcio, fósforo, sodio, antioxidantes, etc. Es por su contenido en potasio que favorece la eliminación de líquidos, por lo que tienen propiedades diuréticas. Gracias al ácido fólico, y junto con el hierro, contribuye a la formación de glóbulos rojos. La vitamina A es buena para la vista, las uñas y el pelo y también actúa como depurativo. Por su aporte en vitamina B es muy beneficiosa para el sistema nervioso. Otro gran aporte nutricional del espárrago es el glutarión, un excelente antioxidante que previene el cáncer.

Espinacas: El elevado contenido de vitamina K en esta verdura hace que tomar las espinacas sea beneficioso para una correcta coagulación de la sangre. Este alimento también es beneficioso para el metabolismo de los huesos. El ácido fólico o vitamina B9 de las espinacas, hace de este un alimento muy recomendable para su consumo en etapas de embarazo o de lactancia.

Guisantes: los guisantes tienen todo lo necesario para ser un alimento cardiosaludable. Además, carecen prácticamente de grasa y de sodio, dos sustancias que en exceso están contraindicadas en casos de patología cardíaca. Es recomendable añadir los guisantes en la dieta de aquellas personas que sufren de insuficiencia cardíaca, lesiones de las válvulas, miocardiopatías (degeneración del músculo cardíaco) y por supuesto, de angina de pecho o de infarto.

Habas: Las habas son nutritivas y pueden ser un alimento muy beneficioso, con bajo contenido de grasa y alto contenido de fibra, de cualquier dieta balanceada. Las habas en vaina proporcionan beta caronetos, que el organismo convierte en vitamina A. Contienen también, niacina, vitamina C y vitamina E. Una ración pequeña (100 grms) proporciona más de una cuarta parte del requerimiento diario de fósforo que, entre otras funciones, ayuda a mantener sanos los huesos y los dientes. También tienen un alto contenido de fibra soluble, que puede ayudar a disminuir los niveles de colesterol en la sangre.

Judía verde o alubia: reducen la presión arterial, son diuréticas, por lo que mejoran los casos de retención de líquidos, por su contenido en ácido fólico está recomendado en el embarazo, para casos de artritis o gota, mejora los casos de anemia gracias a su aporte en hierro y calcio y poseen acción antiinflamatoria.

Laurel: En infusión, las hojas de laurel son capaces de aliviar las molestias estomacales (reducen los gases, son buenas para los espasmos intestinales y ayudan a tener una correcta digestión) y mejorar los dolores renales. El laurel también regula la menstruación y se considera un diurético, por lo que ayuda a eliminar el exceso de líquidos.

Lechugas: Tiene la cualidad de poseer efectos sedantes y tranquilizantes, por lo tanto calma los nervios, alivia las palpitaciones y controla los problemas de insomnio. Es ideal consumir la lechuga en forma de zumo antes de acostarse.

Lombarda: muy recomendada para personas que sufren afecciones respiratorias. Al reducir el colesterol, nos ayuda a proteger nuestro corazón de enfermedades cardiovasculares. Además tiene la cualidad de eliminar e inhibir la acción de agentes cancerígenos. Y si sufres de malas digestiones o incluso de enfermedades intestinales, es vital que la incluyas en tu dieta.

Menta: Su hoja en infusión es digestiva y estimulante. Calma los dolores de cabeza y trastornos digestivos.

Nabos: aporta vitamina C y folatos. La vitamina C además de poseer una potente acción antioxidante, interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos. Asimismo favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.

Patatas: combaten la presión arterial, son diuréticas, poseen vitamina C, y minerales como el potasio y socio, son beneficiosas en casos de problemas estomacales o del hígado, y en casos de cálculos renales. De forma tópica mejoran el estado de la piel, su correcta cicatrización, ojos cansados e incluso moratones.

Pepino: es muy utilizado para remedios caseros para calmar la piel que ha sufrido quemaduras solares, descansar y refrescar los ojos o cerrar poros abiertos. Es muy utilizado para mejorar los casos de cistitis o retención de líquidos debido a sus propiedades.

Perejil: El perejil, al ser un alimento rico en potasio, ayuda a una buena circulación, regulando la presión arterial por lo que es un alimento beneficioso para personas que sufren hipertensión. El potasio que contiene este condimento ayuda a regular los fluidos corporales y puede ayudar a prevenir enfermedades reumáticas o artritis.

Pimientos: Los pimientos poseen antioxidantes, altos contenidos de betacaroteno y vitaminas B2 y E, por lo tanto previene enfermedades degenerativas y crónicas. También contienen capsicina, la cual es alcaloide y ayuda a estimular las secreciones gástricas, la función vesicular y favorecer notablemente al tránsito intestinal.

Puerros: los puerros tienen propiedades diuréticas y mejoran el tránsito intestinal, combatiendo el estreñimiento. Beneficiosos ante afecciones respiratorias, mejora la circulación sanguínea previniendo hemorroides, coágulos, varices, etc. Colabora en la disminución del colesterol y posee efecto antibiótico.

Rabanitos: favorecen el drenaje del hígado y la vesícula biliar, estimulan la producción de bilis, eliminar del organismo desechos y toxinas, regulan las funciones del colon o tratan trastornos digestivos además de fiebre, infecciones intestinales, úlceras, resfriados, reumatismos o gota, por mencionar sólo algunas dolencias. Además varios de sus principios activos le confieren importantes propiedades antimicrobianas, antioxidantes, expectorantes, diuréticas, inmunoestimulantes, depurativas y anticancerígenas.

Remolacha: Si te encuentras débil, convaleciente o con anemia, no te puedes faltar la remolacha, además previenen defectos de nacimiento y ayudan a luchar contra enfermedades cardíacas, mejoran nuestro sistema digestivo, y el inmunológico.

Repollo o Col: es muy beneficiosos para los casos de ácido úrico, así como para la retención de líquidos, también regula el funcionamiento hormonal, posee acción anticancerígena y antiinflamatoria, mejorando los casos de reuma y artritis. Es también aconsejado para las úlceras estomacales o aplicado externamente para mejorar el estado de la piel.

Romanesco: es rica en vitamina C, nos protege del cáncer, potencia nuestras defensas y así poder evitar todo tipo de enfermedades. Durante el invierno resulta muy beneficiosa para mantener el sistema inmunitario funcionando en perfectas condiciones. No olvides incluirlo en tu dieta.

Tomate: los tomates poseen licopeno, un antioxidante que nos protege ante los radicales libres. Además nos ayuda a reducir el riesgo de que padezcamos enfermedades del corazón, purifica y desintoxica el hígado o tiene ligero efecto laxante.

Zanahorias: Su riqueza en antioxidantes hace de la zanahoria un eficaz neutralizador de radicales libres protegiendo las membranas de las células e impidiendo que se altere su material genético. Por tanto no sólo ayuda a prevenir las enfermedades degenerativas –cáncer incluido- sino a ralentizar el proceso de envejecimiento del organismo.

 

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies