La ciencia demuestra los efectos negativos de la TV en niños

 

Antes de comenzar, decir que la TV no es mala en sí misma. Sin embargo, como agente socializador, es un transmisor de valores. Así pues, se convierte en actor importante en el desarrollo de nuestros pequeños. De esta forma, la ciencia estudia una y otra vez los posibles efectos negativos de la TV en niños, y son muchos si les dejamos exponerse en exceso, sin control ni tutela.

Como dijo una vez Agatha Christie, “una de las cosas más afortunadas que te pueden suceder en la vida es tener una infancia feliz”. Que un pequeño disfrute de su niñez depende principalmente de nosotros, sus padres, educadores y mentores. De ahí que tengamos que estar alerta ante cualquier agente nocivo que trate de dañar a nuestros chicos.

Efectos negativos de la TV en niños

Vamos a ir entrando ya en materia. La televisión puede ser muy positiva para los niños si sabemos cómo gestionar su visionado en favor de los intereses de los más pequeños. Por eso hoy vamos a descubrir cómo hacer que cumpla precisamente con estos intereses.

La televisión les retrasa en el colegio

Según un estudio llevado a cabo en el seno de las Universidades de Michicgan y Sainte Justine de Quebec, los niños, cuanto más tiempo pasaron frente a la televisión entre los 2 y 4 años, mayor número de hábitos nocivos habían adoptado después, a los 10 años.

Además, estos chicos mostraron retraso en diferentes . Por ejemplo, un 7% menos en compromiso con el colegio, un 6% en logros matemáticos o un 13% en tiempo de actividad física.

Niño aburrido en clase de matemáticas

También mostraban un aumento del 10% en forma de victimización frente a sus compañeros, un 9% en el consumo de refrescos y un 10% en el de snacks. Es decir, una creciente adquisición de hábitos muy poco saludables.

¿A qué se debe este detalle? La infancia es vital para el desarrollo cerebral. En el intenso proceso al que son sometidos durante esta etapa, cuando se realiza la estabilización selectiva de las sinapsis, la TV no es la mejor compañía. Sin embargo, sí que lo son el juego y el contacto físico.

La sobreexposición a la TV hace crecer la ansiedad y violencia

El director investigador del INSERM y neurocientífico Michel Desmurget destaca el impacto que tiene la TV en la cultura actual. Tanto que ha concluido sus estudios demostrando que la caja tonta tiene la capacidad de transformarnos en seres más ansiosos, agresivos y competitivos.

Pero en este caso, y referido a los niños, Desmurget afirma que está directamente relacionada con trastornos de atención en las etapas iniciales del crecimiento. Además, también les provoca un mayor grado de ansiedad. Y, por si fuera poco, estos perfiles muestran un nivel elevado de delincuencia adolescente.

Es decir, que la televisión y el exceso de exposición de los niños muestra una cierta dejadez en la tarea educadora familiar. Además, también se observa que como agente socializador, sin una voz autorizada que guíe a los niños, puede ser totalmente contraproducente.

Problemas de salud por exceso de exposición a la TV

Aunque pueda parecer extraño, la salud de niños entre 2 y 10 años que pasan más de 2 horas diarias puede verse alterada negativamente. Concretamente, al promover un estilo de vida sedentario, se encuentra hasta un 30% más de posibilidades de presentar hipertensión.

Niño viendo la tv

Además, un alto consumo de TV está asociado con un exceso de cuidado de la imagen. De hecho, estudios demuestran que cuanto más expuestos están los adolescentes, más preocupación por su peso demuestran. Esto puede ser incluso positivo si no se trasforma en una , siempre y cuando no se lleve al extremo, por supuesto.

¿Podemos moderar los efectos negativos de la TV en niños?

Efectivamente, los efectos negativos de la TV en niños pueden ser perfectamente minimizados. Pero para aprovechar el impacto positivo de este medio en los chicos hemos de estar atentos a ciertos detalles:

  • Permitir el uso de una a dos horas por día e intentando que el contenido sea adaptado y de calidad.
  • Antes de los dos años, los chicos deben ser estimulados con objetos y juguetes, pero no con la televisión. Actividades que desarrollen su cerebro como la conversación o la lectura son más recomendables.
  • Es buena idea ver la TV junto a los chicos.

Como podemos observar, la TV no tiene por qué ser negativa. Con el control adecuado y un uso responsable será muy fácil aprovechar las ventajas de este medio. Más todavía hoy, cuando las posibilidades con las que contamos nos permiten elegir prácticamente a la carta los programas y los horarios en los que consumimos contenido audiovisual.

 Autor: Pedro González Núñez                                                         Web: www.lamenteesmaravillosa.com
Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies