La comunicación familiar y las creencias.

¿Qué son? ¿Y cómo nos influyen en nuestra relación con nuestros hijos?

Como personas y padres vivimos una realidad construida bajo nuestro propio sistema de creencias que van dirigidas hacia nosotros mismos y nuestro entorno. Creencias personales que nos ayudan a simplificar el mundo que nos rodea. Ahora bien, nos hemos preguntado alguna vez ¿Cuál es el origen de nuestras creencias y cómo debe ser la relación con nuestros hijos?

familia
Si reflexionamos encontraremos que parte de dichas creencias son fruto de nuestros diferentes entornos:

  • Cultural (¿la relación padres-hijos es la misma si yo profeso una religión u otra, o simplemente, me considero aconfesional?¿si he nacido en un país u en otro?)
  • Familiar. Las ideas se van transmitiendo de generación en generación. (¿Qué es lo que decían mis padres que acerca de lo que estaban bien o mal con respecto a mi actuación o a la de mis hermanos?
  • Vivenciales. Vienen dadas por las experiencias que hemos tenido a lo largo de nuestra vida. (Ante determinadas situaciones en mi relación con mis padres ¿cómo eran percibidas por mí? ¿Mi relación con mis hijos puede estar mediatizada por mi propia experiencia como hijo o hija

Así pues, si nuestras creencias ejercen un alto impacto en nuestro comportamiento, y por consiguiente, en nuestra comunicación ¿podríamos mejorar nuestra relación con nuestros hijos simplemente modificando nuestras creencias? La respuesta es sí.

Ahora bien, ¿cómo podemos modificarlas?

Cambiar creencias para mejorar la comunicación

Creencias

Ahora se trata de conocer un proceso que nos ayude a reconocer esas creencias y favorecer cambios de relación con nuestros hijos que nos faciliten una mejora en la comunicación.

Para modificar estas creencias os propongo realizar el siguiente ejercicio:

1º Identificando creencias. ¿Qué creencias tengo acerca de cómo es o debe ser la comunicación con mis hijos?

  De acuerdo Indiferente En

desacuerdo

Me parece absurdo
1. A medida que los hijos crecen, la comunicación siempre disminuye        
2. Una buena comunicación une y hacer crecer la relación padres-hijos        
3. Si tengo una comunicación clara, directa y cercana con mis hijos, voy a poder guiarlos y formarlos más fácilmente        
4. Los hijos, en general, siempre quieren alejarse de sus padres, prefiriendo pasar más tiempo con sus amigos        
5. Si mi hijo está más callado y prefiere pasar más tiempo a solas en su dormitorio, quiere decir que algo malo está pasando        
6. El pasar tiempo juntos realizando una actividad recreativa o de trabajo juntos estimula una mejor comunicación entre padres e hijos        
7. La relaciones padres-hijos no hay que provocarlas, aparecen de forma espontánea.        
8. A los hijos les interesa hablar con sus padres de temas difíciles o tabús        
9. Cuando un hijo tiene un problema es bueno tratar de ayudarle indicándole las soluciones        
10. En comunicación es importante escuchar tanto las palabras como los sentimientos que hay detrás de las palabras        
11. Si uno permite a los hijos participar en la toma de decisiones frente a un problema importante, es probable que aún sea más difícil tomar una buena decisión para todos.        
12. Comunicarse implica básicamente darse a entender y hablar las cosas claras.        

Una vez relleno el cuadro anterior, se trata de ir frase por frase, realizando las fases 2 y 3 que describo a continuación.

2º Analizando mi comportamiento. ¿Esta/s creencia/s me está delimitando una forma concreta de actuar, de comunicarme con mi hijo/s?

3º Transformando mis creencia/s.  ¿Qué sucedería si cambio mi creencia? ¿Cómo actuaría? ¿Mejoraría mi comunicación con mi/s hijo/s?

4º Actuando. ¿Qué creencia me parece que debo cambiar? ¿Cómo voy a comunicarme con mi hijo a partir de ahora?

 

Todos los padres tenemos el reto de trabajar sobre nuestras creencias en nuestra relación con nuestros hijo/as y cuál es nuestro papel para favorecer la comunicación y facilitar todas las opciones posibles para ayudarles a desarrollar al máximo sus potencialidades, más allá de nuestra propia forma de mirar el mundo.

Leer artículo siguiente: La comunicación efectiva afectiva entre padres e hijos.

Autora: Lourdes López Romero                             Web: www.iniciarrhh.com

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies