La pedagogía de la sobreprotección en los niños

Hoy más que nunca está de moda el estilo educativo sobreprotector, quizás por el miedo y la culpa que tienen los padres de que sus hijos sufran o se frustren, les dan todo lo que ellos no tuvieron confundiendo la forma de expresar el amor, realizando las tareas por sus hijos, evitando que se esfuercen para conseguir lo que necesitan. Las consecuencias de este modelo de crianza en el hogar se  perciben día a día en las escuelas en actitudes que tienen los niños:

  • Lloran y no quieren entrar a la escuela, y no me refiero solo a los niños de 1º básico.
  • Llegan sin materiales para trabajar. “Llamo a mi Papá por teléfono y me trae los materiales que me faltan”
  • Nunca saben si tienen prueba o algún trabajo que presentar. “Total mi mamá tiene un grupo en whatsapp con otras mamás y se entera de mis pruebas y trabajos ”
  • Durante los recreos no se sacan la chaqueta aunque estén sudados y con calor. (Mamá o Papá los visten)
  • Se escapan de la sala de clases.
  • No saben sacar punta a su lápiz. (Mamá o Papá  sacan punta a todos sus lápices)
  • Sus cuadernos no tienen errores. (Mamá o Papá se encarga de borrar errores para que sus cuadernos sean  perfectos)
  • No saben abrocharse los zapatos.Esto ocurre con estudiantes de distintos cursos. (Mamá y Papá compran zapatillas con velcros, es muy difícil aprender amarrarse los zapatos).
  • Demoran más de lo normal en comer su almuerzo. (Mamá o Papá corta la carne y da comida en la boca).
  • Hacen pataletas.”Mamá y Papá siempre me dan lo que quiero”

Pizarra niños

En más de alguna ocasión los docentes  decimos que los padres de nuestros  alumnos son sobreprotectores, toman decisiones por los hijos, que no los dejan ser y hacer; impidiendo que desarrollen sus propias capacidades y habilidades, y nos quejamos de estos estudiantes, y vemos hoy en día las consecuencias de estos niños y jóvenes, que ahora son adultos y no pueden resolver sus problemas, tienen 30 años, se quejan de todo, viven con sus padres, no trabajan y están eternamente estudiando, pero ¿qué estamos haciendo los docentes con esto?, ¿no será acaso que nosotros como profesores estamos replicando ese mismo modelo en el aula? ¿Estamos haciendo nosotros en el aula lo que tanto criticamos a padres y apoderados?.

Quizás por  no creer en las capacidades de los estudiantes, pensar que el niño es un ser débil, ignorante e inexperto  los docentes sobreprotegemos  a nuestros estudiantes sintiéndonos  totalmente responsables de lo que les podía ocurrir y los resultados que pueden obtener. Estamos  pendientes de sus actividades dentro de la sala de clases  y procurando  anticiparse  a todas las necesidades que percibimos o creemos que  pueden tener en cada momento, sin darnos cuenta que es  evidente que no les creemos en el rendimiento que pudieran llegar a alcanzar solos, “lo lograrán solamente si yo estoy ahí para ayudarlos”.

A pesar de que decimos  “NO HAY MEJOR ESTRATEGIA QUE APRENDER HACIENDO…”, muchas veces en la práctica, realizamos lo contrario; quizás deberíamos convenir que: Una educación eficiente es aquella en que  dejamos que los alumnos experimenten durante el proceso de aprendizaje y finalmente hagan lo que deben hacer, cada quién a su propio ritmo.

“El infantilismo en la educación (prolongación de la niñez) , en vez de preparar al alumno para enfrentar las exigencias de la vida adulta, se le invita a estar jugando, a sentirse satisfecho de sí mismo y cada vez menos capaz de soportar una posible observación crítica sobre su trabajo”. Inger Enkvist en su libro Educación , guía para perplejos.

Niño escondido

Como consecuencia de esto los niños desarrollan un concepto deficiente de sí mismos, porque no ha puesto a prueba su competencia personal o porque no han  experimentado la satisfacción de hacer las cosas por sí mismos, así su progreso es  escaso en habilidades de cuidado personal y sociales, miedo a la autonomía y búsqueda persistente de la seguridad en los otros, lo que le impide tomar la iniciativa. También se observa falta de interés y despreocupación por los asuntos que les afectan, permaneciendo impasible esperando que un adulto resuelva.

Esta preocupación me llevó a identificar algunas actitudes, acciones, hábitos  y síntomas que hacen pensar que estamos sobreprotegiendo en la escuela.

Síntomas de la sobreprotección.

En la Escuela.

  • Recibe materiales fuera del horario.
  • Exceso de adultos en el aula.
  • Exceso de asistentes de la educación.
  • Aumento de situaciones de Bullying.

EL docente

  • Saca punta al lápiz a sus alumnos.
  • Constantemente resuelve el problema de la falta de materiales.
  • La sala de clases no tiene  trabajos hechos por los alumnos.
  • Le impacienta que los alumnos no terminen sus trabajos.
  • Da respuestas  inmediatas a las preguntas de los alumnos.
  • Hace demasiadas  adaptaciones a las evaluaciones.
  • Coloca buenas notas en asignaturas como artística, educación física, etc.
  • Revisa y califica trabajos evidentemente realizados por un adulto.
  • Realiza pruebas con bajo nivel de dificultad.
  • Varia la escala de notas para que nadie repruebe
  • Tiene a los apoderados y alumnos en el whatsapp.
  • El protagonista de la clase es el docente no los estudiantes.

Consecuencias en los estudiantes

  • Durante la clase solicitan que los ayuden muchas veces.
  • No resuelven sus problemas.
  • Los alumnos que están en integración no tienen avances.
  • Víctimas de Bullying.
  • Buscan al profesor durante el recreo.
  • No trabajan hasta que el profesor los ayude.
  • Realizan un mínimo esfuerzo.
  • Quieren buenas notas sin esforzarse.
  • Son poco creativos.
  • Tienen Baja autoestima.
  • Intolerantes  a la frustración
  • Buscaban seguridad en otros.

¿Será que nos olvidamos de nuestro rol de formadores y preferimos sobreproteger a nuestros estudiantes para evitar frustraciones y conflictos?

Autor: Robinson Pérez Arredondo                                                         Web: www.actituddocente.cl

Compartelo:

3 comentarios sobre “La pedagogía de la sobreprotección en los niños

  • el Abril 28, 2017 a las 04:43
    Permalink

    Excelente artículo, esto pasa en muchas escuelas de mi país y de otros también, me representa muchísimo en la realidad que se vive en aula.

    Respuesta
  • el Abril 28, 2017 a las 16:32
    Permalink

    Estoy muy de acuerdo con tuz palabras acerca de la sobreproteccion, pero agregaria que desgraciadamente son los niveles superiores (directivos de colegios y autoridades ministeriales) quienes nos obligan a los docentes a exigir cada dia menos fomentando no solo esta sobreproteccion sino tambien la mediocridad. Normativas como no exceder el 30% de reprobacion por instrumento evaluativo; no reubicar a los estudiantes de comportamiento inadecauado en otros colegios; y otras similares, no hacen mas que sobrepeoteger erroneamente a la persona en formacion que es en definitiva el futuro ciudadano de nuestro pais que cada dia se vuelve mas ignorante.
    ¡ hagamos bien nuestro trabajo que es tambien nuestra vocacion !

    Respuesta
  • el Abril 28, 2017 a las 17:58
    Permalink

    Me parece excelente que escriban y que hayan profesionales que se preocupen de lo que realmente pasa en una sala de clases y entender lo importancia del rol que tiene un profesor…..muy interesante el articulo…..gracias.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies