Los beneficios de la naturaleza para los niños

 

La ciudad, sus calles, sus edificios, sus coches y su ritmo de vida. Entramos en su dinámica y nos dejamos llevar por ella. Llega a formar parte de nosotros mismos, ¿verdad? Tanto es así que parece que ese ritmo de vida forma parte de nuestra esencia, que viene marcado en nuestro ADN.

Pero llega un momento en el que no podemos más y necesitamos desconectar, ¿verdad? Huimos. Nos vamos lejos. Puede ser al pueblo, a la playa, a la montaña… Donde sea pero necesitamos salir de la maraña de hormigón donde vivimos. ¿Es que la naturaleza nos beneficia psicológicamente? Y si es así… ¿Qué efectos tendrá sobre nuestros pequeños? ¡Averigüémoslo!

“La mejor forma de hacer buenos a los niños es hacerlos felices”
-Oscar Wilde-

La influencia del ambiente en nosotros

Piensa que somos seres conectados a los que les influye lo que tienen alrededor. Las circunstancias y las personas que nos rodean tienen el poder de producir un impacto en nosotros y son, al mismo tiempo, potenciales fuentes de influencia para nuestro comportamiento.

hombre naturaleza

Constantemente estamos analizando la información que tenemos alrededor. En base a las conclusiones que sacamos sobre lo que pasa en nuestro entorno, hacemos, decimos, pensamos y sentimos de forma diversa. En relación con esto, surge la psicología ambiental, que tiene como propósitos básicos, según Günther (2009), los estudios de lo siguiente:

  • El impacto del comportamiento humano sobre el entorno.
  • El efecto del entorno sobre las creencias, sentimientos y acciones de las personas.
  • Los mecanismos para explicar e inducir cambios en el comportamiento humano que promuevan la adopción de valores y estilos de vida pro-ambientales, en línea con las exigencias de los modelos de la sostenibilidad ambiental.

Así pues, se han llevado a cabo numerosos estudios sobre la relación de la gente con su entorno. Aquí vamos a recoger las conclusiones que arrojan sobre la influencia que tienen los ambientes naturales y los artificiales en los niños. ¿Pensáis que los estudios respaldarán los beneficios que suponemos que atesora el contacto con la naturaleza?

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad”
-Karl A. Menninger-
gran ciudad

Esto afecta no sólo a los adultos, sino también a los niños. Además, lo hace de una forma concreta. Muchas veces, los niños carecen de tiempo para jugar al aire libre debido al ritmo de vida de la gente en la ciudad y/o a la saturación con actividades extraescolares. Por otro lado, suele haber pocos espacios seguros y adecuados donde puedan socializar.

Todo ello influye en el desarrollo de los pequeños y en su salud. De hecho, se ha registrado un aumento en la aparición de trastornos crónicos de la salud en los infantes, especialmente en los entornos urbanizados: obesidad, asma, trastorno por déficit de atención e hiperactividad y déficit de vitamina D.

Los beneficios del contacto con la naturaleza

El ser humano necesita el contacto con la naturaleza. Se ha comprobado que solemos preferir los lugares naturales por encima de los artificiales hechos por nosotros. De hecho, nos vemos beneficiados cuando pasamos tiempo en ese tipo de entornos. Se ha encontrado que la naturaleza puede contribuir a recuperar nuestras capacidades psicológicas después de una tarea que requiera esfuerzo mental intenso o sostenido durante un periodo de tiempo largo.

También nos ayuda a reponernos de eventos estresantes y promueve estados de ánimo más positivos. Y esto en los adultos. En la población infantil también se han encontrado beneficios de este contacto con la naturaleza.

Niña disfrutando en el campo

Hay estudios que indican que, cuanta más naturaleza haya cerca del lugar de residencia, mayor es la capacidad de los niños para controlar los impulsos, concentrarse y retrasar la gratificación. En cuanto al tiempo de ocio, se ha encontrado que los niños juegan más, con un mayor número de niños, de forma más creativa e incluso compartiendo más tiempo de calidad con los adultos.

“El juego es la forma más alta de la investigación”
-Albert Einstein-

Además, el contacto con la naturaleza puede amortiguar el efecto negativo del estrés en los niños. También se ha encontrado que la presencia de entornos naturales en la zona residencial favorece su autoestima y reduce el malestar psicológico. Así mismo, expresan sentimientos más positivos. Estos resultados también se observan si hay más espacios verdes en el patio del colegio y sus alrededores.

En base a estos beneficios psicológicos, sociales y afectivos, es interesante tener en cuenta esto para mejorar el desarrollo de nuestros pequeños. El caso no es que tengamos que dejar de vivir en las ciudades, sino que disfrutemos de los espacios naturales que encontramos en ellas y fomentemos su uso desde edades tempranas.

Imágenes cortesía de Ryan McGuire.

Autora: Laura Reguera Carretero                                           Web: La mente es maravillosa

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies