Los cursos “precollege” estadounidenses llegan a Madrid

Alumnos del curso precollege de la URJC de 2016
Humanidades, Ciencia y Tecnología son la base del curso preuniversitario que impartirá este verano la Universidad Camilo José Cela, uno de los centros educativos madrileños pioneros en ofrecer estos precollege.

En EEUU llevan años cosechando buena fama entre alumnos que se acercan a la etapa universitaria y en Madrid empiezan a consolidarse como alternativa a los tradicionales cursos de verano. Los precollege importan el concepto de “aprender a aprender” como primer paso hacia una experiencia efectiva en la universidad y ya hay centros educativos madrileños que ofrecen estos cursos orientados a futuros universitarios.

“No es un curso de verano al uso”, advierte Daniel del Valle-Inclán, director académico del curso preuniversitario que organiza la Universidad Camilo José Cela (UCJC) y que en esta segunda edición ahonda en los tres pilares sobre los que se ideó el concepto: Humanidades, Ciencias y Tecnología (HST, por sus siglas en inglés: Humanities, Sciences and Technology). “El elemento diferencial del curso es que la temática se aleja de los típicos inglés+piscina o pádel+francés para centrarse en aspectos que consideramos fundamentales para la formación integral del alumno, que son, precisamente, las Humanidades, las Ciencias y la Tecnología”, añade.

Humanidades, Ciencia, Tecnología

Tres pilares entroncados con la idea de transversalidad o interdisciplinaridad: necesarios para incentivar la curiosidad y el aprendizaje en sí mismo, independientemente de la carrera elegida por los próximos universitarios, que serán los ciudadanos del futuro. “En la universidad somos responsables de la formación integral de los alumnos, más allá de los contenidos”, afirma Del Valle Inclán, quien posiciona estos cursos precollege como el primer paso hacia un objetivo: formar en destrezas más que en contenidos. “Formar en Humanidades, Ciencia y Tecnología es fundamental para que el alumno haga frente a cualquier reto en el futuro”, termina.

En pleno siglo XXI, poner en primer plano ciencia y tecnología parece de Perogrullo. Sin embargo, Del Valle-Inclán pone un acento especial en las “denostadas Humanidades”. “No podemos olvidar que en el centro de todo está la persona y si nosotros desdeñamos la parte de las Humanidades en favor únicamente de la parte de la tecnología y de las ciencias, habremos fracasado”, señala.

Método

Además de los contenidos, la clave de este curso HST es la metodología. “Nos basamos en el aprendizaje por proyectos, cooperativo, donde el profesor es uno más en la clase y el alumno, a través de muy poca teoría y sobre todo de muchas experiencias dentro y fuera del aula, va adquiriendo las competencias, destrezas y habilidades que hemos marcado como objetivos en este curso”, explica el director académico, que resume el método de enseñanza en tres palabras: pensar, crear y descubrir.

Así, en este precollege, que se impartirá –en su mayor parte en inglés- en el campus de Villafranca del Castillo de la Universidad Camilo José Cela entre el 29 de junio y el 14 de julio, lo aprendido en el aula se experimenta fuera, los contenidos se palpan, se huelen y se sienten con actividades complementarias que sacan los conceptos de los libros hacia la vida real.

Algunos ejemplos del programa de este año pasan por clases sobre los viajes del futuro y la robótica que se completan con una visita a la sede de la Agencia Espacial Europea y al GSIC (Global Sports Innovation Center); un tema sobre el emprendimiento que se materializa en un encuentro con emprendedores en el campus de Google en Madrid; una clase teórica sobre el futuro de las ciudades y las tan de moda ‘Smart cities’ que culmina con una ruta en bicicleta por el entorno del Madrid Río junto a dos arquitectos especializados en la reconversión de las urbes modernas; los contenidos sobre integración social y discapacidad se complementan con la visita al centro de entrenamiento de los perros guía de la ONCE.

El curso incluye además talleres sobre debate y oratoria, clases prácticas sobre creatividad audiovisual, contenidos de bioética, estudios sobre el lenguaje computacional, debate sobre el valor del dinero en el siglo XXI y la evolución del trueque al bitcoin, una actividad sobre simulación de Gobierno e, incluso, nociones básicas de reanimación cardiopulmonar.

“Es una mezcla muy equilibrada en la cual se conjugan teoría, práctica, visitas y experiencias fuera del aula”, resume Del Valle-Inclán.

El precollege, orientado a alumnos de entre 4º de la ESO y 2º de Bachillerato, incluye residencia, lo que termina de convertir el curso en una experiencia integral en la que los alumnos comparten su tiempo dentro y fuera del aula. “El HST se quedará, sin duda, como una de las mejores experiencias que he tenido nunca. Tal vez fue el ambiente, las clases o todo lo que pude aprender. Pero sin duda, si tuviera que destacar algo, serían mis compañeros. Jamás pensé que gente tan distinta podría llevarse tan bien”, recuerda Isabel Grima, actual alumna de 2º de Bachillerato que participó el pasado verano en la primera edición del precollege de la UCJC.

“Es un curso que está pensado para un alumno diferente, para un alumno que se pregunta el porqué de las cosas, que pone en duda lo que muchos damos por hecho, que se cuestiona, que es una persona curiosa. Son alumnos muy brillantes, pero por encima de la brillantez académica, lo que buscamos es el alumno inquieto”, termina Del Valle-Inclán.

Autor: Laura Crespo                                                                         Webwww.madridiario.es

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies