Antes madre, después amiga

Ser madre es una de las experiencias más bonitas que existen. Parece una frase hecha pero nada más lejos de eso. El proceso de gestar una vida y dar a luz va más allá de lo meramente biológico. Sentir el calor, el instinto de protección y de cuidado es algo difícil de esquivar. El camino que comienza es algo que se desconoce. Se sabe que no solo son cosas bonitas…la incertidumbre, los cambios de rutina, la presión de llevar el camino “debido”. Además, según la década en la que hayamos nacido, los consejos y patrones de crianza podían ser opuestos.

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies