!Mamá hay un monstruo en el armario! Los miedos infantiles.

Siempre me ha llamado poderosamente la atención esa atracción-fascinación que en algunas ocasiones manifiestan los niños por historias o películas de miedo, esto ,claro está inquieta profundamente a los padres, lo más lógico sería pensar en retirar esa fuente de miedo del camino de los niños, sin embargo los cuentos nos ofrecen una oportunidad maravillosa de exponer a los niños a aventuras de monstruos que terminan desapareciendo o bien terminan humanizándose.

Es importante asegurarnos de que respondemos a la realidad y no al niño asustado. El obstáculo en este caso, el miedo, hay que validarlo, explorarlo, utilizarlo como nuestro aliado, utilizarlo para poner límites, explorar que trata de decirnos, hacerlo nuestro consejero e integrarlo. El no enfrentarlo o no validarlo es lo que le otorga poder.

El miedo es una reacción normal y adaptativa ante situaciones que implican peligro o amenaza.

Las emociones siempre esconden una necesidad y es preciso identificar esa necesidad para enfrentarse al miedo:

  • Miedo a lo desconocido que esconde la necesidad de sentirse seguro, tener estabilidad, orden, tener protección y controlar las circunstancias que nos rodean.
  • Miedo al dolor tanto físico o emocional.
  • Miedo a la separación o al abandono, esto en los más pequeñines se traduce en su separación a la hora de irse a dormir.

El miedo es un fenómeno natural y evolutivo, aunque hay veces que se convierte en un autentico problema para los niños y como consecuencia, los padres también ya que no saben cómo ayudarles.

Miedos infantiles

Lo primero tranquilizar a los padres haciéndoles llegar la idea de que forma parte de su proceso evolutivo ya que las experiencias, vivencias y emociones aparejadas con los miedos evolutivos , permiten al niño generar y consolidar medios y recursos para resolver y desde ahí ser consciente de la misión de comprender, ayudar y acompañar a los niños en este proceso para que no queden fijados en él y no generen fobias o comportamientos temerosos.

Los miedos más frecuentes son:

  • De 0 a 6 meses: a los ruidos fuertes, a la estimulación intensa y a la pérdida súbita de apoyo y soporte.
  • De 7 a 12 meses: a la separación de la madre, a la aparición brusca de objetos y a los extraños.
  • De los 12 meses a los 2 años: se afianza el temor a los extraños y a la separación de la madre, apareciendo al daño físico y a las heridas.
  • De los 2 a los 4 años: a los animales, máscaras, oscuridad, sombras, encontrarse sólo y coincidiendo con el control de esfínteres.
  • De los 4 a los 6 años: a la escuela, a las tormentas y a los seres imaginarios.
  • De los 6 a los 9 años: al ridículo, a las personas malas como terroristas, secuestradores, ladrones y a la enfermedad y a la muerte.
  • De 9 a 12 años: se tiene temor a la posibilidad de catástrofes, accidentes, enfermedades graves y a situaciones emocionalmente significativas como pueden ser conflictos entre los padres, separación, mal rendimiento escolar y malos tratos.
  • A partir de los 12 años los miedos están relacionados con la sexualidad, el embarazo, el aborto, el suicidio y los defectos físicos o psíquicos.

¿Qué podemos hacer?

  1. Identificar de qué tiene miedo el niño.
  2. Tranquilizarle con abrazos y caricias, transmitiendo afecto y protección.
  3. Usar objetos, amuletos, peluches, almohadas, mantitas que generen confianza y tranquilidad.
  4. Anímale a que exprese sus miedos, sin sentirse ridiculizado, ni avergonzado, aceptando sus miedos que para él son reales.
  5. Cuéntale situaciones en las que tú, de pequeño has tenido miedo y cómo lo has superado.
  6. Afronta la situación temida con él, si no puede sólo.
  7. Refuerza positivamente sus logros, sus esfuerzos y su valentía.
  8. Selecciona cuentos infantiles que hablen de la superación.
  9. Enséñale técnicas de relajación y autocontrol.
  10. Distráele con juegos o historias ( por ejemplo si tiene miedo a la oscuridad inventa un juego de espionaje).
  11. Piensa que es un labor a largo plazo, el miedo no desaparece porque sí.
  12. Anticipa las situaciones (la visita al médico, la entrada al colegio,etc.).
  13. No utilizar el miedo como coacción (conseguir algo o establecer algún límite).

imagen

Recomendaciones:

Cuentos tradicionales:

  • Juan sin miedo
  • La casita de chocolate
  • Los siete cabritillos y el lobo<

Cuentos actuales:

  • Donde viven los monstruos Ed. Alfaguara
  • Tengo miedo Ed. Edelvives
  • Cuido mi monstruo
  • ¿Quién tiene miedo a…? Ed. Anaya
  • Gustavo y los miedos Ed. Susaeta
  • Colección Hablamos de… Ed. Destino
  • Te defenderé de las fieras Ed. Altea

 

Autor: Carmen Fernández Rivas           Web: www.educacionygestion.com

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies