Mamá, papá quiero un hurón, ¿lo adoptamos?

 

Has decidido tener un hurón. Por su alargado y pequeño cuerpecillo, por su graciosa manera de comer, porque se engancha a ti, por su gracia al robarte las llaves del coche… Sea por lo que sea, ha aparecido en tu vida un peludito de nariz alargada y aquí estamos para aconsejarte cómo tratarle.

Vamos a empezar por recordarte que no solo hay perros y gatos en las protectoras, también puedes encontrar conejos, cerditos, hurones, cobayas, aves… Así que ponte en contacto con los refugios de tu zona, y si ellos no tienen, sabrán donde encontrar.

Una vez encontrado busca un veterinario especialista para exóticos cerca de tu casa.

La preparación de tu hogar es otro tema importante, para su salud y que se integre perfectamente en tu hogar. Empecemos con su jaula. Aunque le dejes estar suelto por casa tu hurón necesita tener su rincón privado para esconderse cuando esté asustado, dormir o dejarle cuando no estés en casa. En nuestra tienda tenemos de varios tipos, alargadas, con dos pisos, aquellas con un circuito para entretenerse…

Hurón - preparar-casa-para-primer-hurón

Dentro de esa jaula tiene que tener una camita o hamaca, de las que se suspenden desde el techo, para que tu nuevo amigo descanse cómodo en su espacio chill out. Te vas a sorprender de lo mucho que les gusta estar colgados en ella.

Estos pequeños, como los gatos, necesitan una caja de arena para sus deposiciones. Un pequeño arenero con sustrato específico para ellos les servirá. Colócalo en una esquina de su casita y recuerda limpiarlo todos los días.

Por supuesto, tienen que tener su rincón de juegos. Por un lado, existen jaulas con un circuito de túneles y bolas propio, pero puedes comprar los jueguetes para hurones a parte y no solo tenerlos en su casa. Déjale que corretee, por ejemplo, con su bola de ejercicio por la casa.

Estos pequeños amigos tienen la curiosidad de un niño con el aliciente de que pueden meterse por cualquier hueco así que tienes que asegurarte de que no dejas nada a su alcance que pueda perjudicarle. Y con esto estamos pensando en cables, enchufes, objetos pequeños con los que puedan ahogarse o intoxicarse…

¿Hecho? Ahora que tu hogar está preparado para el hurón ¡toca divertirse! Dale la bienvenida como se merece y no pierdas nunca las ganas de pasar un rato con él: jugando, enseñándole nuevas acciones y sacándole a pasear, claro que sí, con un monísimo arnés.

No recomendamos tener a un hurón a niños menores de ocho años

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies