Ocho consejos para mantener limpia la jaula de un conejo

 

Si ya forma parte de tu hogar, o estás pensando en adoptar uno de estos tiernos animalitos, recuerda que, igual que a los gatos o a los perros, a los conejos también debemos proporcionarles unos cuidados especiales. La higiene es primordial para que puedan crecer sanos y felices. Por ello, el hecho de mantener la jaula siempre limpia ha de ser una de nuestras labores prioritarias.

Con las recomendaciones siguientes, el cuidado de la jaula será como coser y cantar.

1. Mantener la jaula del conejo como una patena

Piensa que, para estos pequeños mamíferos, su jaula es su reino, y nosotros los responsables de su mantenimiento y limpieza. La regularidad en esta tarea beneficiará tanto a nuestro orejudo como a nosotros mismos.

Ventajas de la limpieza:

Se evitan los malos olores, propios de los excrementos y la orina.

Protegemos a nuestro conejo de diversas bacterias perjudiciales para su salud.

2. Material de limpieza básico

Para llevar a cabo la limpieza de la jaula, necesitaremos proveernos de un material adecuado.

Esencialmente, consiste en:

Pala: puedes usar las habituales para gatos y escoger entre diferentes formas, tamaños y colores.  

Estropajo: una esponja de las que se usan para fregar los platos, que venden en las droguerías, con una cara rugosa para rascar, te servirá.

Jabón: puedes utilizar un jabón común de lavar la vajilla, sin perfumes ni agentes antibacterianos.

Vinagre: barato y ecológico, es el producto ideal para ayudar a desincrustar y eliminar las manchas, con el vinagre de vino que solemos tener en casa nos bastará.

Desinfectante específico: para combatir los malos olores causados por las bacterias, elige uno que además no dañe a tu animal y proteja el medio ambiente.

Solución descalcificadora: es de gran ayuda contra las manchas resistentes, pero consulta en tu droguería habitual que sea un producto apto para el conejo, libre de sustancias dañinas.

3. Frecuencia en la limpieza de la jaula

¿Cada cuánto tiempo debemos limpiar la jaula? No es la pregunta del millón, puesto que tiene una respuesta sencilla.

Si bien debemos tener en cuenta la cantidad de conejos, su tamaño, las características de la jaula, etc., por lo general, conviene realizar el siguiente mantenimiento:

– Limpieza parcial: cada 1-2 días

– Limpieza en profundidad: 1 vez cada semana

– Desinfección: 1 vez al mes

4. Limpieza parcial de la jaula

Lo ideal sería hacerla cada día, ya que el sustrato de la esquinera suele llenarse de orina y heces, pero si vamos justos de tiempo, podemos llevarla a cabo cada dos días. La orina es conflictiva, porque el conejo la pisa y sus patas húmedas son un foco de atracción para los bichos.

Limpieza parcial:

– Recogida y retirada, con una pala, de todos los desechos que haya en el suelo del cajón: cacas, heno, material orgánico, etc.

– Limpieza de la esquinera: cambio del sustrato sucio por otro nuevo.

– Lavado de platos y botellas.

5. ¿Qué sustrato y pienso escoger?

La elección de un sustrato elaborado a base de fibras naturales, no tóxicas, te ayudará a mantener limpia y desodorizada la jaula, a la vez que proteges la salud de tu conejo.

En cuanto al pienso, tienes en el mercado una gran variedad donde escoger a la carta el que mejor se adapte a tu animalito.

6. Cada semana toca zafarrancho

Las heces y la orina son los principales causantes del mal olor, por eso es fundamental efectuar una escrupulosa limpieza de la caja donde se coloca el heno.

Semanalmente, toca hacer una limpieza a fondo de la jaula, esta vez usando jabón y otros productos.

Limpieza del cajón:

– Asegúrate de que el animal está vigilado mientras limpias la jaula.

– Recoge con la pala todos los desechos que haya en el suelo.

– Limpia el cajón con un chorro fuerte de agua caliente.

– Frota con agua jabonosa y un estropajo la base y todos los lados del cajón.

– A continuación aclara con agua caliente.

– Usa un desinfectante específico para jaulas: échalo en el estropajo y frota por toda la superficie y recovecos.

– Acláralo con agua caliente y sécalo con un paño. La orina de conejo es muy alcalina.  La cal puede acumularse en la base de la caja y , en ocasiones, se puede precisar el uso de una solución descalcificadora contra estas manchas.

Limpieza de la esquinera:

Con agua jabonosa, previo vaciado de la misma. También limpiaremos el comedero y el bebedero.

Recuerda:

No uses los productos de desinfección habituales para el hogar, pueden ser dañinos para los conejos. Existen desinfectantes, especialmente creados para jaulas de conejos.

7. Cada mes: jaque a las manchas y bacterias

Al menos una vez al mes, debemos proteger a nuestro conejo con estas medidas:

  • Desinfección del bebedero:

Lo sumergiremos en agua hirviendo unos minutos.

  • Eliminación de las manchas del fondo del cajón:

Después de limpiar la jaula y desinfectarla, eliminaremos las manchas echándole un chorrito de vinagre de vino blanco especial para limpiar, y dejándolo actuar como mínimo unas 2 horas. El vinagre es un remedio eficaz en la eliminación de olores.  

  • Limpieza de las rejillas de la jaula:

Se limpian bien las rejillas con jabón y agua, se aclaran y se secan. 

Dejaremos secar al aire libre, si es posible, todos los elementos del nido de nuestro conejo y los recipientes. Luego, se montará la jaula, se colocarán de nuevo dentro, se llenará con heno y se repondrá de comida fresca y agua limpia.

8. Elige bien la jaula del conejo

El tipo de jaula también influirá a la hora de mantenerla limpia. Por eso, es fundamental elegir la más adecuada para nuestro pequeño animal. Descartamos las jaulas de madera, pues este material absorbe y retiene la orina, haciendo muy difícil la eliminación del olor. Las jaulas más funcionales y fáciles de mantener en perfecto estado de salubridad, son las de plástico y metal.

Antes de elegir la jaula, debes prever cuál será el tamaño de tu animalito cuando crezca. Cuando lo sepas, podrás optar por la más apropiada para que no se quede pequeña en poco tiempo. Tu animalito necesita que su hogar sea un espacio donde tener sus momentos de privacidad y poder moverse con holgura.

Ante la duda, mejor elegir una más grande que pequeña, se sentirá más feliz y a sus anchas, y si es fácilmente desmontable, genial, ya que te facilitará enormemente la tarea de la limpieza.

No olvides que, aunque tenga una jaula de oro, el conejito necesita corretear y explorar al aire libre, en espacios abiertos, como jardines, para volver de nuevo, ejercitado, a su pequeña mansión. También puedes dejarlo por la casa, pero siempre bajo vigilancia, para evitar que mordisquee enchufes y otros objetos de peligro.

Fuente: www.mascoteros.com                                                      Web: www.infomascota.com

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies