¿Has oído hablar de los reflejos primarios que poseen los bebés?

 

¿Conoces los reflejos primarios que poseen los bebés? Desde luego es un tema que tiene atractivo, ya estos reflejos son una buena prueba que nos ayuda a entender si nuestro bebé tiene su cerebro en plenas condiciones para adaptarse a este mundo, al que acaba de llegar.

Al tratarse de reflejos, aparecerán o desaparecerán de forma automática cuando el bebé alcance cierta edad. Por tanto, es un indicativo de que a ese nivel el cerebro de nuestro bebé está reaccionando adecuadamente. Los reflejos implican reacciones automáticas ante la presentación de un estímulo “X” externo.

Bebé dormido sobre un brazo

Los reflejos son respuestas involuntarias que favorecen la supervivencia del bebé

Son respuestas que se forman en el útero de la madre. En el caso de los reflejos primarios aparecen desde el primer momento que el bebé sale al exterior, en el caso de los secundarios parecerán más adelante. Estos reflejos le sirven para sobrevivir en el nuevo mundo en el que acaba de adentrarse. Los profesionales expertos en neonatología se fijarán en estos reflejos para comprobar que todo está en orden a nivel neuronal. Para ello utilizarán un test clásico, el test de Apgar.

Los reflejos primarios del bebé desaparecerán a medida que va madurando su sistema nervioso. Estos reflejos dejarán de cumplir su función, ya que el bebé aprenderá a controlar su musculatura y ya no los necesitará. A la vez, aprenderá a reaccionar en consecuencia con este nuevo hito en su desarrollo. Vamos a comentar algunos de los reflejos más conocidos y más fácilmente detectables por las personas que están en contacto con el bebé.

Reflejo de succión, de prensión plantar y palmar y de la marcha automática

¡Vamos con ellos!

  • De succión: aparece cuando se acerca algo a la boca del bebé. Si se roza este objeto con su boca, el bebé tiende inmediatamente a succionar. Gracias a este automatismo, para el bebé es más fácil alimentarse. Así lo hará durante sus primeros meses de vida. Puede durar hasta el cuarto mes.

Bebé cogiendo un dedo de su padre por reflejos de prensión

  • De prensión plantar y palmar: cuando colocamos un objeto sobre la palma del pie y de su mano, éstas tienden a contraerse como si buscaran agarrar lo que les ha rozado. Este reflejo se observa cuando ponemos nuestro dedo sobre la palma de la mano del bebé y este tiende a apretarlo con fuerza. Es una reacción totalmente instintiva que comprobarás ya que es muy difícil soltarse de las “garras” de nuestro bebé. Suele desaparecer a los 6 meses.
  • De marcha automática o caminar: lo observamos cuando sostenemos a nuestro bebé por sus axilas, mientras dejamos que rocen sus pies sobre el suelo. El bebé tenderá a hacer como si caminara. También tienen un reflejo de escalada que consistiría en levantar su pie para subir un escalón cuando toca el borde de este. El reflejo dura unos cuatro meses.

Reflejo de equilibrio y del giro de la cabeza

¡Vamos con ellos!

  • De equilibrio: este es el típico reflejo que solemos ver cuando levantamos al bebé por el costado y este encoge la pierna que queda más alta mientras que la que queda por debajo permanece estirada, como si estuviera colgando. Este reflejo nos muestra la capacidad de equilibrio que tiene nuestro bebé. Es decir, con este reflejo evaluaríamos de manera sencilla el estado de su sistema vestibular.

Pies de un bebé

  • Del giro de cabeza: cuando acostamos al bebé sobre su espalda este girará su cabeza hacia un lado a la vez que alzará el brazo sobre el que su cabeza está mirando. Mientras que el otro brazo suele permanecer flexionado por el codo. A esta posición como de defensa se le llama “posición de esgrima”. Se prolonga hasta el tercer mes.

Como podrás comprobar estos reflejos nos hablan del buen funcionamiento a nivel neuronal en el que se encuentra el bebé. Estos reflejos irán desapareciendo a medida que el sistema nervioso del bebé madure. Por ello, los pediatras comenzarán con la evaluación de los reflejos del bebé desde que este nace.

Por otro lado, son reflejos que puedes comprobar tú mismo cuando estés con el bebé. Seguro se te escapará una sonrisa al poder predecir lo que va a pasar y acertar.

 

Autor: Alicia Garrido Martín                                               Web: La mente es maravillosa

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies