Reflejos primitivos, los movimientos que el niño debe integrar para su aprendizaje

Los seres humanos nacemos muy inmaduros y altamente dependientes de los cuidados de nuestros progenitores no solo para crecer sino para seguir desarrollándonos. Los tres primeros años de vida, pero sobretodo el periodo gestacional y el primer año, son fundamentales para el correcto desarrollo motor, sensorial y neuronal que sentará las bases para el posterior desarrollo emocional y cognitivo de la persona. Es por esta razón que las niñas y niños pequeños y las mujeres embarazadas son los más sensibles y vulnerables al impacto de distintos factores externos que pueden perturbar el normal desarrollo infantil.

Durante la gestación se va desarrollando el Sistema Nervioso del bebe, para su configuración son de suma importancia los aspectos nutricionales de la madre, los aspectos ambientales en los que se mueve, pero sobre todo las emociones de la madre que tienen un profundo impacto, ya que las hormonas tanto de bienestar como las del estrés, es decir la oxitocina y las endorfinas por un lado y por otro el cortisol y la adrenalina atraviesan la placenta para inundar el torrente sanguíneo del bebe y llegan a su cerebro, configurando sus circuitos.

Gateo

Durante los 9 meses de embarazo, el cerebro se desarrolla sólo un 25 % de su potencial , esto en realidad es algo adaptativo por la desproporción entre el cráneo del bebe y la pelvis de la madre (se debe a un cambio evolutivo), cuando éramos monos e íbamos a cuatro patas, la posición de la pelvis era distinta y más ancha, al erguirnos la pelvis se estrecha y además por el propio proceso evolutivo nuestro cerebro aumenta y es preciso que el cráneo también lo haga para poder alojar un cerebro más evolucionado con todas la funciones de la inteligencia.
Con la evolución hemos conseguido un cerebro más grande, pero el bebe debe atravesar una puerta más pequeña (canal del parto), la naturaleza hace que se acelere el momento de ese parto ya que de otro modo el bebe no podría salir y lo hace con un cerebro inacabado y con el cráneo flexible para que pueda ir alojando poco a poco el crecimiento de ese cerebro que va a seguir desarrollándose fuera del útero.

El cerebro crece en función de la estimulación que ha tenido durante los primeros años de vida, por eso es importante como ha sido el embarazo y como es ese primer año de vida ya que esto condicionará la arquitectura del cerebro.
Cuantas más sinapsis o carreteras haya, más organizado va a estar y más funciones se van a poder realizar. Esas sinapsis o circuitos neuronales se crean gracias a la estimulación del entorno (canciones, abrazos, alimentos, contacto físico, juegos, todo lo que le ocurre al bebe).

Durante los primeros años de vida, son tantas las conexiones que se crean que llega un momento, hacia los dos años, que el cerebro precisa reducirlas para quedarse con las que le son útiles, las conexiones que no se usen las desecha. El cerebro guarda las experiencias que más se repitan, por eso es tan importante la estimulación adecuada que la no sobreestimulación.

 

Cerebros

El cerebro ha sufrido un proceso de evolución a lo largo de millones de años, el más primitivo que se conoce como cerebro reptiliano es el que alberga los instintos, es automático y rige las funciones fisiológicas como la respiración, frecuencia cardiaca, digestión, etc.
Posteriormente apareció el cerebro medio, conocido también como cerebro mamífero y que alberga las emociones y los recuerdos, y que puede conectar el presente con el pasado.
Y por último aparece el cerebro superior o neocortex que desarrolla el pensamiento y la asociación, se perfecciona totalmente con los lóbulos prefrontales que integran la emoción con el pensamiento.
En la parte más primitiva del sistema nervioso, en el tronco del encéfalo, se encuentra el sistema de activación reticular, este sistema lo que hace es organizar toda la información que recogen nuestros sentidos y la manda a los pisos superiores del cerebro para que se tomen las decisiones oportunas.
Es preciso que ese sistema de activación reticular funcione perfectamente para dar respuestas adecuadas a la información que recibimos por parte de los estímulos que vienen del entorno. En el tronco del encéfalo se genera la liberación de los neurotransmisores responsables de la atención, y es importante para mantener el nivel de conexión con el medio.
El tronco del encéfalo también es el responsable de los reflejos primarios

¿QUE SON LOS REFLEJOS PRIMITIVOS?

Al principio el bebé vive en un medio acuoso, dentro del útero materno, donde se desarrolla y después debe comenzar a vivir por sí mismo.
Para sobrevivir, el bebé viene dotado de unos movimientos automáticos dirigidos desde el tronco encefálico que son los reflejos primitivos.
Estos movimientos automáticos le permiten al bebé descender por el canal del parto o succionar, por ejemplo.
No obstante estos reflejos deben tener una vida limitada y dar paso a los reflejos posturales controlados desde partes superiores del cerebro; lo que permite el desarrollo neurológico del bebé.
Si estos reflejos permanecen activos habrá una debilidad o inmadurez cerebral, y afectaran no sólo a sus habilidades motoras gruesas o finas, sino también a la percepción sensorial y cognitiva.

La integración de un reflejo supone la adquisición de una nueva habilidad.
Por el contrario, cuando un proceso concreto no se hace de forma automática, requiere del niño un esfuerzo continuo y consciente, lo que lleva a un agotamiento prematuro.
Si detectamos un reflejo que no está integrado nos puede dar pistas sobre la causa del problema del niño.
Si hay varios reflejos-no-integrados posiblemente estaríamos ante un retraso en el desarrollo neurológico.

Autora: Carmen Fernández Rivas                           Web:  www.padresayudandoapadres.es

 

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies