Responsabilidad de los padres en los daños causados por sus hijos

La responsabilidad de los padres por daños ocasionados por sus hijos menores de edad se recoge tanto en la Ley de Responsabilidad Penal del Menor como en el Código Civil, pudiendo distinguir entre distintos tratamientos en función sobre todo de la edad del menor y de las características del hecho que provoca el daño. A todos se nos vendrán a la cabeza multitud de situaciones, desde meros accidentes hasta actos vandálicos o directamente delictivos. ¿Qué ocurre en todos esos casos?

  • Menores de 14 años: los padres y tutores son responsables de los actos de los hijos que se encuentren bajo su guarda o custodia. Podrán quedar exonerados de dicha responsabilidad cuando demuestren que actuaron con la diligencia de un buen padre de familia. Esto es difícil en la práctica, ya que los jueces suelen “objetivar” la responsabilidad de los padres por los hijos que se tengan bajo su guarda, en base a la llamada “culpa in vigilando”. Además, se presume directamente la culpa de los padres, que tienen la patria potestad sobre los hijos y por tanto obligación de educarles, y serán los primeros los que deberán justificar su actuación para intentar quedar exonerados. Otro aspecto importante es la edad del menor. Cuanto más pequeño sea cobrará más sentido la obligación de vigilancia de los padres (aunque ya decimos que es muy difícil una exoneración total, también por la obligación legal que hay de reparar a la víctima el daño causado).

Adolescente jugando

 

 

Niño sonriendo

En relación a lo anterior también cabe preguntarse: ¿Qué pasa con los menores que causan un daño encontrándose en ese momento al cuidado de otro familiar, por ejemplo los abuelos? ¿Qué pasa con los daños causados por un menor mientras está en el colegio?

Efectivamente, de acuerdo con la redacción de las leyes civiles, es posible hacer extensiva la responsabilidad de reparación del daño a abuelos u otros familiares que estuvieran al cargo del menor en ese momento. Así lo han venido considerando los jueces a lo largo de numerosas sentencias, flexibilizando el concepto de “guarda y custodia”, también para aquellos casos en que el niño se encuentre en horas lectivas, de forma que se extiende la “culpa in vigilando” a los profesores y, por ende, al colegio.

Autora: Andrey Ferreiro Abogados                           Web: www.andreyferreiroabogados.com

Facebook: Andrey Ferreiro Abogados

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies