El secuestro emocional del niño

 

¿Cuantas veces en tu infancia te hubiera gustado que te acompañaran en tus secuestros emocionales?. 

“Las experiencias proporcionadas por los padres y otros cuidadores, sostienen los cimientos de la integración y la salud mental”.
Daniel Siegel

Para poder acompañar los desbordes emocionales de forma respetuosa, es fundamental comprender de qué se tratan y, para ello, es preciso entender cómo se va desarrollando el cerebro a nivel psicoemocional.

El “cerebro triuno” es un modelo desarrollado por el Dr. Paul McLean para explicar la función de los rastros de evolución que existen en la estructura del cerebro humano. Según este modelo, el mismo se divide en tres: el complejo reptiliano (reptiles), el sistema límbico (mamíferos primitivos) y el neocórtex (mamíferos superiores).

secuestro emocional de los niños

El complejo reptiliano incluye al tronco del encéfalo y al cerebelo. Es la parte más primitiva del cerebro, desarrollada hace alrededor de 500 millones de años. Es el encargado del comportamiento instintivo y de supervivencia, el equilibrio, la autorregulación del organismo y las funciones “automáticas” (por ejemplo, la respiración y el ritmo cardíaco).

El sistema límbico incluye a la amígdala, al tálamo, al hipotálamo y al hipocampo. Es considerado el cerebro emocional/afectivo en la medida en que es el que nos otorga la capacidad de sentir y desear.

El neocórtex o “corteza cerebral”, se encuentra en el cerebro de mamíferos más evolucionados y es el responsable de los procesos intelectuales superiores: pensamiento avanzado, voluntad consciente, planificación, razonamiento, lenguaje. Está conformado por dos hemisferios: el izquierdo (vinculado con procesos de razonamiento lógico y funciones analíticas) y el derecho (asociado a la imaginación y la creatividad).

carmen-fernandez-rivaseducadora-de-disciplina-positiva-para-docentes-y-familias-1

Desde el nacimiento y durante los primeros tres años de vida el complejo reptiliano y el sistema límbico se encuentran muy desarrollados, no así la corteza pre-frontal (parte del lóbulo frontal, en el neocórtex) que es la que posibilita, entre otras funciones, razonar, procesar las emociones percibidas, el control de impulsos y la tolerancia a la frustración.

Desde el punto de vista del desarrollo, en los niños muy pequeños predomina el hemisferio derecho, sobre todo durante los primeros tres años. Éstos todavía no dominan la capacidad de emplear la lógica y las palabras para expresar sus sentimientos, y viven totalmente en el presente (…) para ellos la lógica, las responsabilidades y el tiempo todavía no existen, afirman el Dr. Daniel Siegel y Tina Payne Bryson en su libro “El cerebro del niño”.

Los niños pequeños no tienen los mismos recursos que los adultos para gestionar sus emociones, y estas, al no ser reguladas, inundan y son vividas con gran intensidad: felicidad plena, tristeza absoluta, frustración “desmedida”. Como afirma la psicóloga española Violeta Alcocer, lo que la rabieta de nuestro hijo nos está diciendo es: “He perdido todo el control sobre mis emociones y sobre mi mismo, los sentimientos negativos se han apoderado de mi y soy incapaz de manejarlos”.

En el siguiente artículo te comparto una divertida manera de explicar el funcionamiento cerebral y como manejar el secuestro emocional a los más pequeños.

Se trata de un secuestro emocional en el que es imprescindible que los adultos acompañemos de forma empática, respetuosa, con amor y paciencia, conteniendo, ayudando a construir esos bordes que aún no están. Estas intensas expresiones emocionales son parte del desarrollo psíquico y cerebral y ofrecen oportunidades para estimular mecanismos en los que el sistema límbico debe interactuar con la corteza cerebral generando nuevos circuitos neuronales que le permitirán al niño ir enfrentando cada vez mejor estas situaciones. Si los adultos logramos conservar la tranquilidad, podemos ayudar a que el niño se calme, podemos acompañarlo y contenerlo, podemos “prestarle” nuestra función de reguladores emocionales para que poco a poco pueda ir interiorizándola y una vez que esté más tranquilos, podemos ayudarlo a identificar lo sucedido, a comprender la emoción para poder abordarla en el futuro de manera eficaz, contando con distintos recursos para enfrentar este tipo de situaciones. Es muy aconsejable invitarle a crear un rincón dónde poder conciliar la calma y que nos sirva también a los adultos a recuperarla.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

    • Tratar con respeto y recordar siempre que con nuestro comportamiento estamos dando el ejemplo (¿qué queremos transmitirles? ¿es coherente decirles que no griten, gritando?). La coherencia y la consistencia son de fundamental importancia a la hora de transmitir seguridad, valores y normas de convivencia.

 

    • Respirar profundo, ser conscientes de que para poder ayudar a tranquilizar al otro, debemos primero estar tranquilos nosotros (¿cómo dar aquello que no tenemos?)
      A veces esto no resulta posible, en ese caso puede ser útil evaluar la posibilidad de “delegar” si hay otro ser querido del niño presente.

 

    • Intentar “sintonizar”, tener presente que muchas veces estas situaciones comienzan cuando el deseo del niño y el del adulto no coinciden (por ejemplo, el niño quiere jugar con el adulto y este quiere hacer alguna otra actividad que no lo involucra activamente), o cuando el pequeño tiene necesidades insatisfechas tales como hambre o sueño.

Para “portarse bien”, primero hay que sentirse bien.

    • Contener y acompañar, abrazando o simplemente estando cerca, disponibles, a la misma altura del niño.El Dr. Bob Bradbury, un adleriano (Alfred Adler,escuela de psicoterapia) de Seattle, entrevistó a un padre que necesitaba ayuda con su hijo de 4 años quien constantemente sufría de rabietas y pataletas. El Dr. Bradbury le sugirió que le pidiera un abrazo a su hijo, entonces el padre preguntó, “no sería eso premiar sus actitudes?”.El Dr. Bradbury le garantizó que no sería así, de tal manera que el padre aceptó.
      La semana siguiente el padre describió como fue el momento en que el niño tuvo una pataleta:
      Padre: “ necesito un abrazo”
      Hijo,mientras trataba de calmarse: “¿qué?” Padre: “necesito un abrazo”
      Hijo,escéptico mientras lloraba: “¿ahora?” Padre: “si, ahora”
      Hijo,con algo de oposición: “está bien” y con un poco de tensión le dio un abrazo a su padre. Después de unos pocos segundos, el niño ya se sentía cómodo y relajado en los brazos de su padre
      Padre: “gracias hijo, lo necesitaba” Hijo: “también yo”
      Un niño indisciplinado es un niño desalentado
      El aliento y el ánimo cambian la química de su cerebro y por esto su comportamiento.
      Al darle un abrazo a su padre, el niño sintió verdaderos deseos de hacerlo (contribución, conexión y capacidad)—claves para el cambio del comportamiento.

 

    • Escuchar con atención y validar las emociones.

 

    • Empatizar, reflejar las emociones verbalizándolas, de esta forma ayudamos a que las vayan identificando y diferenciando.

 

    • Prestar atención al tono de voz que empleamos y a nuestro lenguaje corporal.

 

    • Mostrar otras alternativas para resolver el conflicto.

 

    • Enseñar a pedir ayuda y estar disponibles cuando el niño nos necesite.

 

    • En muchas ocasiones también es útil cambiar el foco de atención, cambiar de “escenario”, ofrecer alguna otra actividad que le guste.

“La gestión de los conflictos de manera aplazada va a fomentar el desarrollo de autocontrol y autorregulación, dos habilidades socioemocionales imprescindibles para la vida”

Fuente: Natalia S. Liguori                Web: www.padresayudandoapadres.es

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies