Tdah y educación emocional

Sacar adelante a tu hijo o hija, con diagnóstico de TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) se ha convertido en una gran lucha, dentro de un tejido social que acostumbra a estigmatizar y etiquetar a las personas. Muchas de estas familias sienten como, poco a poco, el “mal uso” y desconocimiento del diagnóstico de su hijo/a provoca que el resto de familias de su entorno escolar comiencen a excluirlos en eventos sociales, como fiestas de cumpleaños, etc.

Cuando utilizamos los rasgos de algunas conductas de niños con TDAH, como sustitutos de su persona, faltamos al más grave error, situar por encima de su persona una etiqueta.
No son tarea fácil, la convivencia y el día a día en estos hogares, en los que debemos de tener en cuenta lo cargante que puede llegar a ser para los padres y madres, lidiar con el estrés de los trabajos, responsabilidades diarias, a parte de la gestión de la gran actividad de estos menudos. Es importante que las familias, integren que lo mejor que pueden hacer es disfrutar de sus hijos, que lo más maravilloso que pueden hacer es entregarse a ayudarles en este período, aceptando como son, pues por encima de todo, son niños y sus hijos.

Niños con Tdah

Una crianza, que favorezca las potencialidades por encima de las debilidades, ayudará a estos pequeños a sanear una autoestima, que a diario, es invalidada por un mundo adulto que entiende pero no acepta sus características (es muy frecuente que al llegar a la etapa de la adolescencia, tengan una baja autoestima). Por ello, el mejor tratamiento que pueden tener, es un ambiente familiar y escolar, que tenga paciencia y sepa explotar sus talentos, haciendo las adaptaciones que sean necesarias.

Unos horarios estructurados, unas rutinas que incorporen hábitos de ocio saludables como el deporte, junto con una buena base en habilidades comunicativas y unas normas claras, son herramientas útiles para todas las familias tengan o no, un hijo con TDAH. Jamás tirar la toalla, con expresiones “mi hijo no va a cambiar, me tiene cansada, todo es por su TDAH”. Una perspectiva con Inteligencia Emocional, es capaz de dirigir toda la energía e inquietudes, para su propio beneficio, rompiendo el molde de los estandarizado, y para ello el papel como padres y madres es fundamental.

La información que nos da un especialista en Psicología Clínica Infantil o Psiquiatra Infantil, sobre el diagnóstico de nuestro hijo no es para “justificar” sus conductas ante el público o para ellos mismos ( en ocasiones, observamos adolescentes que refieren que son incapaces de hacer algo porque les dijeron que son hiperactivos). El diagnóstico es la oportunidad para entender como potenciar sus habilidades, reajustando los procesos de enseñanza aprendizaje tanto en la escuela como en el hogar. No te rindas, lo haces bien como padre y como madre, aprendemos día a día.

 

Autor:  Eliezer Marrero                                          Web: www.emociones.eu

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies