Viviendo con animales. Beneficios para los más pequeños

Somos muchos los que tenemos la gran suerte de poder disfrutar del vínculo que nuestros hijos, sobrinos, nietos,… tienen con sus mascotas y de las miles y preciosas estampas que esa relación nos regala.

Niña con perrito

Esta convivencia tiene infinitos beneficios para los niños, que ven a los animales como un miembro y compañero más de la familia. Así que nos podemos permitir el lujo de decir que los animales son grandes maestros que, sin saberlo y de la forma más natural, enseñan algunas de las asignaturas más complicadas de nuestras vidas:

– Expresión de las emociones:
A su lado es fácil conocer la alegría, el amor, la fidelidad, la necesidad de dar cariño y proteger, el echar de menos, la tristeza, el dolor…

– Sentido de la responsabilidad:
Nuestra mascota será el primer ser vivo con el que el niñ@ adquiera un compromiso. Acciones como ponerle la comida, cepillarle, limpiar “su casa”, acompañarle al veterinario, etc, son muy positivas para el desarrollo de su autoestima, autonomía y madurez.

Niño con gato

– Relaciones sociales y comunicación verbal:
Los distintos tipos de relaciones que un niño establece con su mascota (cuidador, amistad, compañero de juegos,…) le enseñan a saber en cada momento la forma de comunicarse con ellos y a desarrollar un carácter más abierto y creativo.

– Empatía:
En los tiempos que corren es fundamental que desde bien pequeños aprendan a respetar a los seres vivos, la naturaleza y el entorno que les rodea. Que una mascota les genere sentimientos bonitos y placenteros ayuda, por otro lado, a ser capaz de sufrir con y por ellos, a querer protegerles y reconocer sus necesidades ¡Se necesitan muchos más amantes de los animales en este mundo!

– Comprender el ciclo de la vida:
Por desgracia, no están toda la vida a nuestro lado pero conocer y aprender a gestionar los sentimientos que esto conlleva, sabiendo que es una de las partes más complicadas, es muy beneficioso para los niños.

Nariz con nariz

Con este temario, sabemos que no es fácil sacar buenas notas en todas las asignaturas pero si queremos disfrutar de esta maravillosa experiencia, por supuesto, la decisión final de tener una mascota no debe verse influenciada por los deseos de los niños, ni por el trato “tendremos una mascota siempre y cuando te responsabilices de ella”. Como adultos somos los principales responsables de analizar los pros y contras de que un animal forme parte de nuestra familia y, por consiguiente, de dar ejemplo y cuidarlo durante toda su vida lo mejor que podamos. Y si contamos con una buena ayuda, mejor.

 

Autora: Ana de la Huerga – Educadora Social – ATV

Web: Centro Veterinario Madrid Exóticos

Compartelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Agencia EducaGest

ACEPTAR
Aviso de cookies